Mural de Diego Rivera que representa al Tenochtitlán prehispano, el mítico paraíso perdido de los indigenistas