La salsa quie los menorquinos llamaron «de huevo»